Saltar al contenido

Cómo calmar la ansiedad y los nervios con la relajación autógena

Cómo calmar la ansiedad

En este artículo te voy a mostrar cómo calmar la ansiedad y los nervios con la técnica de la relajación autógena que fue desarrollada por el psiquiatra Johannes Heinrich Schultz.

¿En qué consiste la técnica de la relajación autógena?

Esta técnica consiste en producir cambios fisiológicos en nuestro cuerpo a voluntad a través del entrenamiento de nuestra mente para experimentar relajación y una disminución de la ansiedad.

La técnica de la relajación autógena está avalada por numerosos estudios científicos que confirman su eficacia.

Cómo calmar la ansiedad de forma natural con el entrenamiento autógeno

Para que este entrenamiento autógeno sea efectivo, es necesario que lo hagas hasta el final.

Necesitas hacer esta técnica 1 vez al día durante 1 semana y después de 3 a 4 veces a la semana hasta que sientas que tu ansiedad disminuye lo suficiente como para vivir más tranquilo.

Eso sí, debo advertirte que aunque esta técnica es de eficacia comprobada, en ningún caso sustituye a un buen tratamiento psicológico puesto que es importante que trates las causas concretas que a ti te producen ansiedad.

Por otro lado, si ahora no puedes permitirte ir a la consulta de un buen Psicólogo, te recomiendo totalmente que hagas el método online “Vive Sin Ansiedad” que ya lo han realizado con éxito más de 10000 personas de todo el mundo haciendo CLIC AQUÍ

Cómo calmar la ansiedad y los nervios con la técnica de la relajación autógena de Schultz: El procedimiento

Si puedes, elige un lugar silencioso donde puedas estirarte o sentarte cómodamente sin que nadie te moleste. Si llevas cinturón, aflójalo.

Dirige tu atención a la respiración. Comienza a respirar desde el abdomen, despacio.

Permite que el aire llegue con fluidez hasta el fondo de tus pulmones. Mantén la atención concentrada en tu respiración.

Siente las sensaciones del aire al entrar y salir por tu nariz. Sigue centrado en percibir todas las sensaciones que se desprenden del acto de respirar.

Comprueba que cada vez que expulsas el aire de tus pulmones te sientes un poco más tranquilo.

Ahora, mientras mantienes tu atención en todas las sensaciones que se desprenden de la respiración, repite mentalmente cada vez que inspires “respiro tranquilo”, “respiro tranquilo”.

Sigues repitiéndote mentalmente esta frase mientras sigues respirando profunda y lentamente desde el abdomen.

Ahora con cada inspiración te dices “respiro tranquilo” y con cada expiración te dices “estoy tranquilo”.

Después de 3 inspiraciones y expiraciones, dejas de decirte estas frases y llevas tu atención a tu brazo derecho. Toma conciencia de todas las sensaciones que emanan de él.

Ahora dirige tu atención en hacerte consciente de la sensación de peso de tu brazo derecho.

Cada vez que expulsas el aire de tus pulmones, sientes que tu brazo derecho cada vez está más y más pesado mientras te dices mentalmente “mi brazo derecho pesa”, “mi brazo derecho pesa”.

Después de 3 expiraciones, dejas de decirte esta frase y llevas tu atención a tu brazo izquierdo.

Toma conciencia de todas las sensaciones que emanan de él. Ahora dirige tu atención en hacerte consciente de la sensación de peso de tu brazo izquierdo. Continuas respirando lenta y profundamente.

Tomas conciencia de que cada vez que expulsas el aire lentamente de tus pulmones, tu brazo izquierdo se vuelve más y más pesado mientras te dices mentalmente “mi brazo izquierdo pesa”, “mi brazo izquierdo pesa”.

Después de 3 expiraciones, dejas de decirte esta frase y llevas tu atención a tu pierna derecha.

Toma conciencia de todas las sensaciones que se desprenden de ella. Ahora te concentras en sentir todas las sensaciones de peso de tu pierna derecha.

Sientes que cada vez que expulsas el aire muy despacio, las sensaciones de peso de tu pierna derecha se incrementan mientras te repites mentalmente “mi pierna derecha pesa”, “mi pierna derecha pesa”.

Después de 3 expiraciones, dejas de repetirte esta frase y te concentras en tu pierna izquierda.

Toma conciencia de todas sus sensaciones. Ahora te concentras en sentir el peso de tu pierna izquierda.

Observas que cada vez que expulsas el aire, la sensación de peso de tu pierna izquierda aumenta mientras te repites mentalmente “mi pierna izquierda pesa”, “mi pierna izquierda pesa”.

Después de 3 expiraciones, dejas de repetirte esta frase y tomas conciencia de las sensaciones de peso que se extienden ahora por todos tus brazos y piernas.

Cada vez que expulsas el aire lentamente, sientes como aumentan las sensaciones de peso de tus brazos y piernas mientras te repites mentalmente “los brazos y las piernas pesan”, “los brazos y las piernas pesan”.

Sientes tu cuerpo pesado, muy pesado. También te sientes tranquilo, muy tranquilo.

Después de 3 expiraciones, dejas de repetirte esta frase y llevas tu atención a tu mano derecha y te concentras en sentir el calor de tu mano derecha. Aunque en un primer momento no lo sientas, tu mano derecha irradia calor.

Respiras profundamente, muy despacio, muy tranquilo. Sientes el calor de tu mano derecha. Mantienes la atención concentrada en percibir el calor de tu mano derecha.

Cada vez que expulsas el aire, sientes como aumenta la sensación de calor de tu mano derecha mientras te repites mentalmente “mi mano derecha está caliente”, “mi mano derecha está caliente”.

Después de 3 expiraciones, dejas de repetirte esta frase y llevas tu atención a tu brazo derecho. Sientes su calor y tomas conciencia de él.

Cada vez que expulsas el aire despacio de tus pulmones, sientes que el calor de tu brazo derecho aumenta mientras te repites mentalmente “mi brazo derecho está caliente”, “mi brazo derecho está caliente”.

Después de 3 expiraciones, dejas de repetirte esta frase y llevas tu atención a tu mano izquierda. Te concentras en sentir las sensaciones de calor que se desprenden de ella.

Compruebas que al concentrar la atención puedes sentir la sensación de calor que se desprende de tu mano izquierda.

Cada vez que expulsas el aire te repites mentalmente “mi mano izquierda está caliente”, “mi mano izquierda está caliente”.

Después de 3 expiraciones, dejas de repetirte esta frase y te concentras en tu brazo izquierdo. Te centras en sentir las sensaciones de calor de tu brazo izquierdo.

Eres consciente de esta sensación de calor de tu brazo izquierdo y cada vez que expulsas el aire te repites mentalmente “mi brazo izquierdo está caliente”, “mi brazo izquierdo está caliente”.

Después de 3 expiraciones, dejas de repetirte esta frase y te concentras en tu pierna derecha. Tomas conciencia de su temperatura.

Sientes el calor que irradia tu pierna derecha mientras te dices mentalmente cada vez que expulsas el aire “mi pierna derecha está caliente”, “mi pierna derecha está caliente”.

Después de 3 expiraciones, dejas de repetirte esta frase y diriges la atención a tu pierna izquierda. Te concentras en sentir el calor que irradia tu pierna izquierda.

Cada vez que expulsas el aire te repites mentalmente “mi pierna izquierda está caliente”, “mi pierna izquierda está caliente”.

Después de 3 expiraciones, dejas de repetirte esta frase y te centras en notar como la sensación de calor se extiende por todo tu cuerpo.

Es una sensación de calor muy agradable que recorre todo tu cuerpo. Estás muy tranquilo, muy relajado.

Permanece unos instantes disfrutando de estas sensaciones de relajación y bienestar que has conseguido antes de dar por finalizado este ejercicio.

A continuación te dejo el vídeo de este artículo: Cómo calmar la ansiedad y los nervios con la relajación autógena

Ahora que ya sabes cómo calmar la ansiedad naturalmente con la técnica de la relajación autógena de Schultz, compártela con otras personas que la necesiten.

Recuerda lo importante que es hacer este entrenamiento autógeno hasta que consigas disminuir tu ansiedad a largo plazo.

No se trata de probar esta técnica solo hoy y pensar que así ya vas a dejar la ansiedad mágicamente para siempre.

Cómo calmar la ansiedad para siempre con el método online nº 1

Si lo que quieres es saber cómo calmar la ansiedad definitivamente, te recomiendo completamente que hagas el método online nº 1 “Vive Sin Ansiedad”.

Este método incluye vídeo clases, ejercicios muy eficaces para reducir la ansiedad, recomendaciones de los productos naturales que sí sirven para disminuir la ansiedad y soporte humano por parte de un equipo de Psicólogos y otros colaboradores comprometidos contigo.

Este método ya ha ayudado a superar la ansiedad a más de 10000 personas de España, Estados Unidos y Latino América y estoy seguro que a ti también te va a ayudar.

Para acceder ahora a este método online haz CLIC AQUÍ

Simple Share Buttons
Simple Share Buttons